Quienes realizan reformas integrales en Móstoles destacan las ventajas de la tarima flotante a la hora de introducir cambios en el suelo de nuestra vivienda, porque es un material más económicos que la madera maciza, puedes elegir entre muchos diseños y es de fácil instalación.

Las tarimas flotantes son los pavimentos de madera que no están pegados ni clavados al soporte estructural. La separación entre la base y la zona visible, permite el uso en la parte visible de maderas más nobles, visualmente más atractivas, relegando la función estructural a maderas más económicas o de calidad inferior.

Las empresas que realizan reformas integrales en Móstoles diferencian entre los suelos de madera natural, que vienen en tablones largos y pesados, y las tablas del suelo para la tarima flotante, que son planchas de laminado que simulan madera y se instalan en cómodas tiras, mucho más finas y ligeras.

Desde hace unos años, la tarima flotante, que también está disponible en baldosas de diferentes tamaños, se ha ido imponiendo al parquet convencional en la elección de suelos. La tarima tiene bajo mantenimiento, mientras que el parquet debe ser acuchillado, encerado y pulido cada cierto tiempo.

La tarima flotante se limpia pasando la aspiradora o la fregona, ya que su capa superior protege el material de las manchas y derrames. Es muy resistente a arañazos, rasguños y golpes, y puedes colocarla encima del suelo que tenías en casa, mientras que el parquet debe ser encolado al piso.

En Reformas Rigar Redecor suministramos e instalamos tarima flotante desde hace más de 20 años, por lo que nuestro trabajo ofrece una total garantía.