Muchos clientes, al convivir con una persona mayor o con problemas de movilidad, recurren a nosotros como profesionales de las reformas integrales en Móstoles para adaptar alguna de las estancias de la casa a la situación. Uno de estos espacios es el cuarto de baño. ¿Qué se suele modificar? ¿Qué requisitos ha de reunir el espacio para ser seguro para nuestros mayores o para alguien que se mueve en silla de ruedas?


Lo más recomendable es poner una puerta de acceso al baño que sea corredera o que abra hacia fuera. De esta forma, si la persona se cae en el interior del cuarto de baño, será fácil entrar para socorrerla porque no obstaculizará el paso. Por descontado, en Reformas Rigar Redecor te insistimos en que lo mejor es decantarse por un suelo de un material antideslizante. Además, el espacio tiene que ser amplio y permitir, si se da el caso, girar 360º a una silla de ruedas.


En los baños adaptados es importante colocar, junto a cada elemento como el bidé o la bañera, barras de apoyo que también sean antideslizantes. A veces hay que reforzar de forma previa las paredes para que los apoyos queden correctamente sujetos. Si los usa un usuario de silla de ruedas, los accesorios como la jabonera y los toalleros han de ir instalados a 120 centímetros del suelo como mucho para que se pueda acceder a ellos cómodamente. Como empresa de reformas integrales en Móstoles te recordamos además que el lavamanos no puede estar sobre un pedestal ni otros elementos que impidan la aproximación de una silla de ruedas hasta el borde.